viernes, 7 de enero de 2011

La Espada Rota, de Poul Anderson


Durante un viaje de trabajo a Turquía (a la METU, Ankara) decidi llevarme un libro no muy voluminoso y de fácil lectura. Dado que estaba leyendo uno del género fantástico (del que hablaré luego) decidí llevarme este, considerado un clásico del género y cuyo autor es bastante famoso dentro de la ciencia ficción. Debo decir que mi sorpresa fue mayúscula: He aquí de lo que trata:

Texto de la contracubierta:

En una tierra en la que el reino de Faerie existe en una dimensión paralela a la del mundo de los hombres, Skafloc, el ahijado de los elfos, habrá de liberar la terrible maldición que pesa sobre Tyrfing, la poderosa espada rúnica que rompió Thor y que ahora vuelve a ser necesaria para salvar a los elfos en su guerra contra los trolls. Pero Skafloc también habrá de enfrentarse a su propia sombra: Valgard, que ha ocupado su lugar en el mundo de los hombres.

Considerada como un clásico de la fantasía heroica, La espada rota fue publicada originalmente en 1954, el mismo año que La Comunidad del Anillo, de J.R.R. Tolkien: "Ambas novelas se basaban en fuentes escandinavas y anglosajonas, pero la de Anderson estaba más próxima a sus orígenes, una tragedia de ritmo trepidante, impregnada de fatalidad, en la que el heroísmo, el amor y la ambición de los seres humanos, manipulados por dioses, elfos y troles amorales, tienen inevitablmente consecuencias trágicas". -Michael Moorcock

El planteamiento del autor es totalmente distinto del de Tolkien. Su historia ocurre en Europa occidental y en particular en Inglaterra. Los personajes están muy bien descritos y la trama está muy bien desarrollada. Lo que más me llamó la atención es que no hay personajes absolutos, es decir, los elfos son buenos en general pero no siempre actúan bien. Los trolls son malos en general pero también tienen sus rasgos de humanidad. Dentro de la trama, se deja entrever que tanto elfos, hombres, trolls, etc. no son más que peones de una especie de guerra entre los dioses que recuerda mucho a la mitología griega. El final, aunque se puede intuir a grandes razgos, no desmerece. 

En fin, si os gusta el género, os la recomiendo como una forma nada convencional de ver a las razas de la Tierra Media y pasar un buen rato.