sábado, 17 de diciembre de 2011

American Gods, de Neil Gaiman

Como suelo hacer cuando un autor me gusta, procuro recorrer todo lo accesible del mismo. Tras devorar todos los comics habidos y por haber en los que  Neil Gaiman era guionista, empezando y enganchado por supuesto por Sandman, tuve que pasarme a las novelas.

Una de las más aclamadas, que aparecía en todas las mesas de bestsellers de las tiendas de tebeos, era la de "Americans Gods". Tras leer la contracubierta, que se supone que termina de enganchar y atraerte hacia el libro, me sucedió todo lo contrario. Lo cogía y volvía  a dejar cada vez que lo veía.

" La vida en la cárcel es dura. Pero siempre queda un rayo de esperanza si sabes que, a la salida, te espera una mujer que te ama, un amigo que te quiere, un trabajo que adoras,... Todo eso es lo que quiere Sombra, que está a punto de salir de la cárcel... Pero un día le comunican que su mujer y su mejor amigo han muerto en un accidente de coche. 
Entonces, contratado por un extraño anciano experto en timos y estafas que responde al nombre de Wednesday, Sombra empieza un interminable viaje a lo largo y ancho de América, perseguido por el espíritu de su esposa, en el que descubre el límite entre lo humano y lo divino, y que las reglas que rigen el mundo de los hombres no son las mismas con las que los dioses conducen el mundo"

La idea del libro parte de la mitología desarrollada sobre todo en los libros de "Sandman". Los dioses aparecen y tienen poder mientras se cree en ellos. Cuando la gente deja de creer, se diluyen, caminan por la Tierra y finalmente terminan en los sueños, como pesadillas, o recuerdos vagos, terminando por desaparecer.

El protagonista se topa con Odín, que le enseña ciertas sobre el universo en el que nos movemos que parecían estar bastante claras. Recorre el país, topándose con dioses antiguos, seres extraños, zonas y caminos que sólo rozan la realidad en ciertos recodos.

Es un libro complicado de leer. No por el lenguaje, sino por los giros en las aventuras de los protagonistas desligándose de lo conocido. Sin haber leído alguno de los comics se me hace complicado.

Además, durante todo el libro, se tiene la sensación de que hay algo que no nos han contado, algo que dirige la trama, algo que aparecerá en el último momento, para dar sentido o lógica a algunos hechos. Pero no es así. No se cierra, no queda redondo..

En resumen, es un libro de fantasía muy original, raro de narices, que no aburre, pero tampoco llena.