domingo, 16 de marzo de 2014

Trilogía "Heliconia", de Brian W. Aldiss

Tras mi última lectura (la Trilogía de Merlín, de Mary Stewart) decidí leer esta trilogía, a la que le tenía ganas desde hace unos años.

Heliconia es un planeta donde hay vida inteligente similar a la nuestra. Tiene la peculiaridad de ser un sistema doble. Heliconia órbita alrededor de su sol Batalix, pero resulta que unos 3 millones años atrás, el sistema completo fue absorbido por Freyr, una supergigante blanca. Eso hace que en Heliconia hayan dos años distintos: el año corto (400 días terrestres que tarda Heliconia en dar una vuelta alrededor de Batalix) y el año largo (2600 años terrestres, que tarda Batalix en dar una vuelta alrededor de Fryer). Eso hace que la vida en Heliconia sea muy peculiar. Hay varias razas “inteligentes”: los phagors, que se supone es la más antigua y son como osos con cuernos de cabra; los “humanos”, y otros similares. De hecho, los humanos evolucionaron a partir del momento en que Fryer absorbió al sistema, pues Batalix es demasiado frío para permitir vida humana.

La trilogía se divide en tres libros “independientes”: Primavera, Verano e Invierno, que son las estaciones del año grande; o sea, hay varias generaciones entre cada uno de ellos. Cada libro se centra en la vida de la sociedad humana de Heliconia en cada período. El primero, Primavera, es como el despertar de la humanidad. Los hombres están dominados por la religión o por los phagors (éstos están perfectamente adaptados al frío, a diferencia de los humanos). Se muestra una sociedad muy primitiva de cazadores y prácticamente sin tecnología. No obstante a lo largo del libro aparecen personas (mujeres, en este caso) que empiezan a intentar entender el mundo sin echar mano de los dioses. En el segundo, Verano, se muestra el esplendor de la raza humana. Los phagors están, o bien escondidos, o son esclavos, pero están a la espera de que llegue el invierno para volver a su esplendor y acabar con su enemigo ancestral: el hombre. En esta estación hay ya muchos avances tecnológicos (armas de fuego, por ejemplo) pero la ciencia sigue siendo bastante arcaica. En el último libro Invierno, la humanidad se prepara para el duro invierno. Y los phagors para reconquistar su planeta. Esto es grosso modo lo que ocurre.

No voy a dar más detalles, pues los puedes encontrar es la magnífica entrada ¿Has leído Heliconia, de Brian W. Aldiss? Sólo decir que la historia es realmente buena y original. El personaje principal del libro es el propio planeta. La explicación de cómo se ha adaptado el hombre en condiciones tan extremas es más que plausible, las historias personales que tienen lugar son más que creíbles. Aunque debería quizá escribir más sobre ellas, creo que es mejor no adelantar nada. Que el lector lo descubra por sí mismo. No obstante he de decir que la manera en que se mezcla la propia Tierra (nuestro planeta Tierra) en la historia no deja de ser original. Algo excesivo quizá en el tercer libro, pero al fin y al cabo, es ciencia ficción, ¿no?

En varias de mis reseñas he dicho que me gusta la ciencia ficción. Este libro es algo más. Aparte de la ciencia ficción clásica tiene muchas incursiones en otros géneros. A mi me gustó; no es una obra maestra, pero me lo pasé bien. No obstante, por si os sirve de algo, quiero terminar esta reseña robándole las palabras a Pedro Gómez-Esteban en su crítica aparecida en tamiz.com ¿Has leído Heliconia, de Brian W. Aldiss?:
Aunque me parece una obra maestra, creo también que puede resultar lo mismo una delicia que un tostón infumable, según los gustos de cada uno.