miércoles, 16 de mayo de 2012

Rescate en el tiempo, de Michael Crichton

Aunque no quedé muy convencido con la novela Estado de Miedo de Michael Crichton (que ya reseñé antes) pero no tan  desencantado como con La caída de los Gigantes de Ken Follet (que también reseñé en este blog) decidí darle otra oportunidad al autor y pillé Rescate en el tiempo. La idea de la novela es sencilla: unos científicos consiguen, usando las leyes de la mecánica cuántica que se pueda viajar al pasado, concretamente al medioevo, en la francia de 1357 en medio de una de las tantas guerras franco-inglesa.

La historia comienza con un hombre perdido en medio del desierto que muere de forma súbita en el hospital por causas misteriosas. Al indagar la policía va a dar con una empresa tecnológica ITC que se dedica a investigación en superconductores, etc., pero que en realidad está investigando, e incluso a hecho realidad los viajes en el tiempo. La idea es a lo StarTrek, te "digitalizan", te mandan al pasado con una máquina y allí te materializas. La máquina desaparece a una especia de limbo en el espacio-tiempo hasta que la llamas con tu control remoto, vuelve, te metes en ella y de vuelta a casa. Obviamente en la novela se hace alusión a la típica discusión de "es imposible, no puedes ir al pasado, pues si vas y matas a tu abuelo como es que estás aquí" y es divertido como el autor la resuelve. También es curioso las explicaciones del funcionamiento, etc. A ese respecto se nota que el autor se ha documentado e intentado usar las ambigüedades de la ciencia para crear una ficción sensata (aparte de que no haya forma de arreglar la paradoja de cargarse al abuelo de uno cuando era niño).

Los personajes están razonablemente bien caracterizados y lo más interesante, sin duda, es la parte de la historia que transcurre en el 1357. Resulta que ITC tiene contratados a equipos de arqueólogos trabajando en la restauración de monumentos medievales. Uno de ellos, trabaja en la reconstrucción del entorno de dos castillos rivales durante el siglo XIV, La Roque y Castelgard, a orillas del río Dordogne. El Prof. Johnson, jefe del equipo, viaja al pasado y tiene un problemilla: se queda atrapado en 1357, así que les manda a sus colaboradores un mensaje en el tiempo que ellos logran descifrar. La consecuencia es que terminan yendo a rescatarle cuatro de sus colegas. Uno se acojona antes de partir y se queda en el presente, el resto se va al pasado. Ocurre un accidente y todos se quedan atrapados en 1357. A partir de ahí empieza lo más entretenido del libro: como sobrevivir en el medioevo. Esa es la parte que más me gustó, mucha aventura (a lo Dumas).

No os cuento más. La novela es entretenida pero tampoco es para tirar cohetes. Como leí en una de las críticas sesudas de internet es más bien un guión cinematográfico novelado, pero al menos es más creíble que Estado de Miedo. Creo que le daré otra oportunidad a Crichton pero esperaré un tiempo antes de pillar otra de sus historias, eso sí, como recomienda el crítico de antes, una de antes de Parque Jurásico.