lunes, 4 de marzo de 2013

Morir a los 27, de Joseph Gelinek


Como ya dije en mi post anterior, decidí, tras leer la entrada de José sobre La décima sinfonía, leer otra del mismo autor, que resultaron ser dos. De las tres, esta es la que más me gustó. Se ambienta en el mundo de la música pop actual. Esta vez su protagonista vuelve a ser el inspector Perdomo, ya convertido en un reputado investigador tras solucionar el caso de la violinista asesinada. Ahora el autor nos quiere trasladar al mundo de la música pop. Sus dos ganchos son Jim Morrison y John Lennon.

Su contra portada:
Morir a los 27. John Winston, cantante y líder de The Walrus, aparece muerto con cuatro disparos en la suite de su hotel después de un concierto. La policía pronto descubre que Winston ha fallecido a una edad considerada maldita en el mundo de la música pop. Jimi Hendrix, Janis Joplin y Jim Morrison son algunos de los ilustres miembros del macabro club de los 27. A pesar de su imagen de apóstol de la paz, Winston tenía numerosos enemigos. Entre ellos, el irlandés Ronan O’Rahilly, “Mr. Download”, el más famoso pirata informático que, mediante holografías, ha conseguido piratear el último bastión que les quedaba a los músicos: los conciertos en directo. Además, la investigación da un vuelco inesperado: Mark David Champman, el asesino de John Lennon que lleva recluido en prisión más de treinta años, asegura estar detrás de la muerte de Winston.
El libro comienza con Perdomo y su equipo a la caza y captura de un famoso delincuente búlgaro conocido por Ivo que se dedica a la reventa de entradas. Este se mete en el Bernabeu justo cuando The Walrus está dando su concierto. En medio del gentío, uno de los policías es empujado al vacío desde las gradas. Horas más tarde, aparece el líder de The Walrus muerto en su habitación. Perdomo empieza a investigar y vamos descubriendo que todos tienen motivos para asesinar al artista (muy típico de las novelas policíacas clásicas). A medida que avanza en la investigación, Perdomo, gracias a una periodista musical que conoce en el susodicho concierto se va enterando de cosas del mundo musical del pop y sus leyendas: las jóvenes estrellas que mueren el su máximo esplendor y con 27 añitos de nada (drogas sexo y rock and roll). Resulta interesante como Gelinek (Máximo Pradera) nos va colocando historias de los músicos pop: detalles de la muerte de John Lennon, la leyenda de Jim Morrison, etc.

Aunque lo mejor quizá es la guía que describe al final de las canciones que usó como título de cada uno de los 80 capítulos del libro. En el caso de esta novela se cumple la máxima “a la tercera va la vencida” pues al menos a mí, me pareció una trama mucho más coherente y con más sentido: mafias del este, discográficas, etc., y nada de médium ni logias masonas.