domingo, 8 de julio de 2012

Leviatán o la ballena, de Philip Hoare

El post, viene motivado por un efecto domino de entradas: Bartleby y compañía, de Enrique Vila-Matas, de aquí a Bartleby, el escribiente, de Herman Melville y a este nuevo post, Leviatán o la ballena de Philip Hoare. Este libro me lo recomendó Rosa. Una buena amiga, lectora apasionada. No hay nada más que verla como lee un libro o su kindle mientras fríe croquetas.

Cuando no sé cómo catalogar un libro, digo que es un ensayo. El libro fue premiado con el BBC Samuel Johnson al mejor libro de No Ficción en el 2009, imagino que eso me da parte de razón. Pero como ensayo es difícil de catalogar. En el libro mezcla la divulgación científica sobre la biología y etología de las ballenas, la historia de los balleneros, las ballenas en la literatura y algo de literatura de viajes. Se podría decir que el libro describe una pasión del autor: las ballenas.

Uno podría pensar “muy bien, un libro de ballenas, a mí no me interesan las ballenas, paso del libro”. Pero es que uno comienza a leer el libro y Philip Hoare, con un estilo directo y cautivador, te atrapa. Lo fascinante de este libro es que habla de las ballenas desde muchos puntos de vista. Recorre la relación de los hombres con las ballenas. Visita zonas balleneras como New Bedford, Nantucket o las Azores. Traza la historia cultural de la ballena desde Jonas hasta liberad a Willy. 

Sujetando uno de los tanques para
almacenar grasa de ballena en
Isla Decepción,
Shetland del Sur, Antártida
La parte que dedica a las ballenas y la literatura se centra en Melville y Moby Dick. Esta parte me encantó, recorre la vida de Melville y como escribió la novela. Lo cierto es que me entraron unas ganas terribles de leer Moby Dick, cosa que no he cumplido, aunque la tengo preparada como posible lectura de verano.

En el libro aparecen un sinfín de detalles curiosos sobre las ballenas. Starbucks está bautizada en honor a uno de los personajes de Moby Dick. JFK coleccionaba dientes de ballena, y está enterrado con uno de esos dientes.

El autor es un tipo que es difícil de catalogar, Hoare nació en Southampton y estudió en Londres. En esa época, los 70, se convirtió al mundo punk y fue manager de varios grupos y diseñó portadas de discos. Trabajó para la Virgin Records y luego montó su propia discográfica.  En 1990, cambió la música por las letras y publicó su primer libro Serious pleasures: The life of Stephen Tennant. Le han seguido más libros y artículos en periódicos. En 1999 codirigió una exposición Iconos del Pop en la National Portrait Gallery, que consiguió atraer a más de 225.000 visitantes.  Vuelve a ser difícil de catalogar.

En resumen, un amigo dice que es la forma que tiene ahora de escribirse ensayo moderno. Esto no lo se, pero la verdad es que este libro me impresionó como una forma distinta, con muchos caminos y puntos de vista de abordar un tema fascinante como es el de las ballenas. Con un poco de envidia, si alguna vez fuese capaz de escribir un libro, igual prefiero quedarme en el lado del No escritor como Bartleby, me gustaría escribir un libro como este.