miércoles, 25 de julio de 2012

Límite, de Frank Schätzing

Hace unos años leí la novela “El quinto día” de Frank Schätzing. Era una novela de ciencia ficción (género que en general me gusta bastante) con cierto mensaje ecologista (del que se puede prescindir perfectamente) y me gustó mucho. Algunos personajes eran algo estereotipados pero las más de 1000 páginas se leían bien, además era su opera prima. Así que cuando salió Límite, su segunda novela, decidí comprarla y leerla. La acción de la novela ocurre en el “lejano” 2025 donde la tierra está dominada totalmente por las corporaciones que en muchos casos empiezan casi a controlar los gobiernos. China es la potencia dominante junto a los EEUU que todavía pintan algo por pura suerte o azar: han conseguido gracias a una multinacional Orley Space tener a su disposición una nueva forma de energía: reactores de fusión de Helio 3, y además una forma muy barata de conseguir dicho isótopo que se encuentra con cierta abundancia e la superficie lunar.

La novela está contada mediante tres historias, en apariencia independientes, pero que poco a poco van convergiendo. Una es la de el detective cibernético Jericó. Este es contratado por un millonario chino Tu (que es su amigo) empresario de Shangai para que encuentre a la hija de su amigo Cheng, que se llama Yoyo, que ha desaparecido. Yoyo es una conocida disidente china así que no pueden acudir a las autoridades. Por otro lado está el viaje de Julian Orley, dueño de la multinacional tecnológica más grande del mundo a la Luna para inaugurar los viajes turísticos a nuestro satélite. Le acompañan en el viaje unos selectos multimillonarios a los que Julian quiere convencer para que inviertan en un tercer ascensor espacial que conecta la Tierra con la estación espacial que ha construido Orley Space. La tercera historia es la del atentado a Gerand Palstein, un empresario del ramo petrolero (que al aparecer el Helio 3, y las pujantes energías alternativas está en bancarrota) que le ha dejado en tierra ya que era uno de los invitados de Julian.

El libro tiene más de 1300 páginas … lo cual es peligroso (todavía recuerdo La caída de los gigantes, de Ken Follet, que ya reseñé en este blog). Al principio es un poco pesado pues no se sabe a donde quiere ir el autor, pero pasadas unas 300 páginas ya es imposible parar. La narración es trepidante, ocurren todo de tipo de situaciones dignas de una peli de acción de las buenas. Los personajes son creíbles: los malos no lo son tanto, y los buenos … no son perfectos. Casi todas las situaciones están razonablemente bien resueltas (no puede evitar el autor esas situaciones límite donde la suerte ayuda a sus personajes, por suerte tanto a los buenos como a los malos). Tampoco se corta un pelo en autor quitándose del medio personajes si es por el bien de la historia, aunque a veces se pasa, y de vez en cuando se le ve el plumero (hay algún personaje que le gusta más que otros). Tiene muchos guiños a temas de la actualidad reciente y algunas “simulaciones” de por donde van a ir los tiros en el futuro (en política, economía, etc). Tiene algunos personajes secundarios memorables como David Bowie… Ziggy Stardust. Para concluir os dejo la contraportada, aunque he de decir que me lo pasé muy bien con la lectura y Límite consiguió que me olvidara por momentos de la que nos está cayendo en España, que no es poco. Aunque en algunos foros de internet la ponen a parir, a mi me ha parecido una buena novela de ciencia ficción (como ya sabemos para gustos…).
Contraportada: En un futuro próximo, los recursos energéticos de la Tierra han sufrido una transformación radical. Los suministros tradicionales casi se han agotado y el hombre se ha establecido en la Luna para extraer un combustible alternativo de gran eficiencia e inofensivo para el medio ambiente. Éste es el punto de partida de Límite, una novela dinámica, trepidante, cargada de suspense y con un ritmo cinematográfico. Fruto de una rigurosa investigación científica, y con un marcado acento ecológico, Frank Schätzing invita al lector a derribar sus barreras mentales y a disfrutar sin límite de este monumental thriller de rabiosa actualidad que no dejará a nadie indiferente.